23 feb. 2007

Ciudadanos antes que periodistas


Con las nuevas tecnologías han obtenido más fuerza voces, antes ignoradas, que pueden opinar libremente, denunciar o simplemente informar a un público harto de políticos vociferantes y de un periodismo declarativo poco fiable. Con la desilusión de la audiencia, los periodistas ciudadanos adquieren un papel protagonista y participativo en el eje comunicativo. Tenemos que aprovechar y atender a las necesidades de ese ciudadano base harto, de manipulaciones y medias tintas, para animarlo a escribir. Muchos otros, han decidido ejecutar la justicia por su mano pasando directamente a la acción lanzando cuestiones que pueden preocupar más al ciudadano de a pie que a las élites gobernantes.
Muchos medios han jugado con nosotros con tal de obtener beneficios carcomiendo la paciencia de muchos espectadores. Gracias a los nuevos cauces de la información ya no existe un lugar acotado en el que no quepan temas personales o de denuncia tan alejados de las primeras planas de los diarios. El periodismo ciudadano ha sabido exprimir al máximo las nuevas tecnologías para dar voz a los que están ocultos entre tanta desinformación. La participación de la gente de la calle en el proceso informativo es un acontecimiento muy importante que demuestra lo activa e inquieta que aún está la conciencia ciudadana a pesar de tanta telebasura y mal periodismo. Hemos sabido luchar contra el sistema establecido dejando oír la voz del pueblo aunque duela. Cada uno de nosotros tenemos un periodista dentro que pretende enseñar cosas; lo que pasa que muchas veces no sabemos por dónde empezar.

Me ha parecido interesenate escuchar las palabras de Carlos Herrera sobre el uso de las nuevas tecnologías y sobre algunas cosas importantes de nuestra profesión.


No hay comentarios: