26 feb. 2007

Goodfellas


La gala de los Oscar 2007 se recordará por ser una de las más justas, ecologistas, repartidas, y democráticas de los últimos tiempos, y no me refiero al baño de multitudes que se dió anoche Al Gore ,conocido también por ser el futuro ex-presidente de EE.UU. Todo esto lo digo por el buen criterio adoptado por los miembros de la Academia a la hora de repartir los premios sin dejarse cautivar por la belleza de Di Caprio o por la fórmula tan usada del musical Dreamgirls, que tantos frutos dió a otras producciones de antaño. Los premios estuvieron muy repartidos menos los dos principales, mejor película y director, que los acaparó el gran Martin Scorsese, después de siete intentos fracasados, por su magnífico remake de Infernal Affairs:Infiltrados. La conexión mexicana, compuesta por Del Toro, Iñárritu y Cuaron, fue la gran perjudicada en la vendetta tramada por Hollywood que premió a Scorsese por ser uno de los nuestros. Fue en el nombramiento del mejor director cuando se produjo el gran momento de la gala, tan solo igualado por el homenaje a Ennio Moriconne presentado por Clint Easwood, protagonizado por tres de los genios más influyentes del cine moderno, Francis Ford Coppola, Steven Spielberg y George Lucas, al aceptar en la "familia Oscar" al mártir de Scorsese.

Respecto a las interpretaciones no hubo sorpresas y ganaron Helen Mirren y Forrest Whitaker los principales galardones como estaba cantado, certificando de esta manera su impresionante e indudable supremacía de este año. Ambos han arrasado allá por donde han ido. Los únicos que le podían toser, Jack Nicholson y Ken Watanabe, no estaban ni siquiera nominados. Respecto a lo que nos toca podemos estar contentos a pesar de quedarnos a las puertas de los tres premios más importantes a los que optabámos. El laberinto del fauno por lo menos nos dejó un buen sabor de boca al ganar tres Oscar y por ser una rival digna. Aunque el cada vez más flaco Guillermo del Toro puede considerarse como el gran triunfador de los méxicanos de la Gala aunque perdiera ante la impresionante película alemana La vida de otros.

El galardón que más nos dolió fue el de mejor corto de ficción que fue a parar a manos de West Bank Story. Un corto que hace una sátira, a modo de versión libre del musical West Side Story, situando los bailes y los cantos entre los israelitas y palestinos en las calles de Cisjordania. Una idea original sin duda. Este premio rompió las esperanzas, pero seguro que no las ganas, de los cortometristas españoles nominados.



Enlace con todos los videos de los mejores momentos de la Gala: El Mundo.

No hay comentarios: