9 may. 2007

¿Por qué se habla tanto de los weblogs?

Se habla tanto de ellos porque ellos mismos dan que hablar. Suena a redundante y repetitivo (otra vez he vuelto lo he vuelto a hacer, perdón) pero es que en realidad es así. Los weblogs crean opinión y una nueva corriente crítica que da voz a la comunidad. Son un medio en sí mismos. Ahora no dependemos de los medios tradicionales como único generador de noticias; ahora el campos es tan amplio que pueden suceder dos cosas: uno se puede perder entre tanta maraña de información; pero a su vez puede encontrar una personalización de las noticias que más le interesen.

Pero, en cierta manera, se trata de una moda pasajera porque muchas personas se inician en este terreno y acaban por abandonarlo. Pero creo que este también es débil argumento de los medios tradicionales para defender su papel como medios, ahora en horas bajas, y ya de paso desestabilizar a los bloggers. Y es que a lo mejor tienen razón en cuanto al tema de la actualización frecuente en los blogs, pero la apatía o la vagancia, no pueden acabar con este único foro de opinión no politizado. No somos una moda: somos una ventana abierta, un modo personal de ver la realidad desde nuestro propios ojos y no desde la mala prensa.

Del artículo de Montse Doval me quedaría que con los blogs:

"se abren nuevas oportunidades de publicar para una audiencia
potencial, algo que antes no existía. El weblog y sus derivados dan un nuevo poder a cada ciudadano conectado, un poder que puede corregir a los grandes medios de comunicación, desmentirles, responder a los políticos, ofrecer noticias que habitualmente no se tienen en cuenta, dar pistas nuevas en materia de cultura, cine, ética,creencias"

Somos una corriente de opinión tan fuerte y consolidada que nos quieren llamar moda cuando en realidad somos una comunidad unida por diversas inquietudes alejadas de la agenda impuesta por los medios. Quieren frenar nuestros poderes y despretigiarnos pero les vamos a dar mucho jaleo para que se oiga la voz de la audiencia por una vez por todas.

No hay comentarios: