4 abr. 2007

Esnifando muertos


Querido Keith Richards, que seas un Rolling Stone y uno de los más grandes guitarristas de la historia del rock and roll no te da derecho a que hagas todo lo que dé la gana y la líes allá por donde vayas. Nunca has tenido respeto a nada ni a nadie. Te has comportado siempre como un dios terrestre, o en tu caso como un diablo por que te mola más, al que siempre han adorado en todos los lados del planeta. Seguro que hiciste sufrir mucho a tu padre por tu vida pirata. Y no contento con ello vas y le fastidias la muerte mezclándolo con coca. Toda una muerte ideal y un homenaje respetuoso.

Es tu última leyenda negra: te esnifas las cenizas de tu padre como si fuesen un gramo más de los cientos que te habrás metido en vida. ¡Qué ejemplo para la humanidad!. ¡Qué humano por tu parte! ¿Estás satisfecho de haber completado una locura más en tu siempre escandalosa y agitada vida?.

"Jamás tuve problemas con las drogas, los problemas eran con la policía" declaraste ya hace tiempo. Pues creo que estás muy equivocado. El problema lo tienes tú con tu desfasado modo de vivir que "solo enferma cuando deja las drogas". Eso también lo afirmaste tú querido Richard. ¿No eres ya demasiado mayor para seguir haciendo gilipolleces?.

Pero a pesar de todo y de no estar de acuerdo con tu estilo de vida, I like a Rolling Stone...



No hay comentarios: