21 nov. 2007

Confesiones


A pesar de mi cara de cabreado por dentro estaba muy feliz por estar al lado de uno de mis idolos más preciados. Ya que en este blog personal no os he contado nada sobre mi vida, allá voy. Ahora estoy bastante liado porque compagino trabajo, gabinete de prensa de Ciudad de la Luz, estudios, Vayacine.com, novia, familia, amigos y de vez en cuando algún congreso en los que he tenido suerte de conocer gente de este mundillo tan especial de los blogs. Quizá por esta acumulación de circustancias no puedo escribir todo lo que quisiera pero intentaré reconducir este blog lo más pronto que pueda. O eso creo.

P.D: Por cierto no perdáis de vista la foto porque dentro de poco volveremos a hablar sobre la visita de Croppola, perdón, Coppola a Alicante.

3 comentarios:

Amy dijo...

Eres como el hijo pródigo.. jeje.

Nunca es tarde para volver por estos lares ;-)

More dijo...

Dicen que nunca es tarde si la dicha es buena. Espero que ni el trabajo, ni la universidad me impidan incumplir este dicho

MiK dijo...

Anda que no se nota ni na que ese Scorsese es de carton,jeje. 1 abrazoooo